miedo volar

Eliminar el miedo a volar en avión

Las primeras veces siempre son difíciles de superar y para algunas personas cada vez que pisan la terminal les entra el pánico a subir al avión. Pero perder el miedo a volar es algo que se puede lograr con unas pocas pautas.

Además, eliminar el miedo a volar es importante ya que muchas personas por su trabajo requieren realizar vuelos cada semana o mes, y evidentemente, no pueden sentir pánico cada vez que se acerca la llegada de la fecha del vuelo empezar a perder el sueño y los nervios, porque al final afectará negativamente a la salud y al trabajo.

Asimismo, perder el miedo a volar es un gran paso para ampliar horizontes, ya que te permitirá viajar a distintos puntos del mundo y descubrir nuevas culturas y sociedades. Ahora existen vuelos a precios lowcost cada fin de semana desde el Aeropuerto de El Altet, es una pena quedarte sin conocer París, Londres o Ámsterdam simplemente porque tienes miedo a coger un avión.

Consejos para perder el miedo a volar

Te vamos a dar algunos consejos para que subir a un avión sea un placentero paseo por las nubes.

La información es poder

Con esto queremos decir, que cuanta más información tengas sobre el vuelo más relajado estarás, incluso sobre los posibles riesgos. Las películas y series nos han mostrado a lo largo de los años catástrofes aéreas, un claro ejemplo es la famosa serie “Lost” que inicia con un accidente aéreo. Pero esto son lo que son, películas de ciencia ficción que no tiene porque pasarte a ti ni a tu vuelo, así que mejor no exageremos las situaciones.

Analiza las estadísticas de accidentes aéreos al año en todo el mundo y, si te sientes más tranquilo, compáralas con los accidentes de coche. Verás que son mucho menores y que el avión es uno de los medios más seguros para viajar rápido de un punto a otro del mundo.

En el momento de sentarte en tu asiento, recuerda: “El avión es un transporte seguro” y reducirás la ansiedad y la inseguridad, aleja de tu mente imágenes de catástrofes que lo único que harán es hacerte entrar en pánico.

Prepárate para la fecha del vuelo

Más allá de tener hecha la maleta y la documentación lista para embarcar, imaginate tranquilamente subiendo al avión, contemplando las nubes, despegando y aterrizando. Y por supuesto disfrutando de tu estancia en el país que visitas. Esto te ayudará a enfrentarte a la situación más relajado, sin el miedo a la incertidumbre. Visionate en el avión.

Que no te pille el tiempo

La clave para estar relajado es no ir con prisas y mantener nuestra tensión a raya. Así que prepara la maleta y todo lo necesario el día previo al vuelo, llega con tiempo de sobra a la terminal, tómate un café tranquilamente y factura tus maletas, sube al avión y disfruta del vuelo. Las prisas no son buenas compañeras y más cuando vas a realizar una actividad que te provoca estrés, miedo y ansiedad.

Alíate con actividades de distracción agradables

Una vez estés sentando en el avión, si los miedos comienzan a aflorar, es el momento de
sacar tus armas más preciadas como tu libro favorito, escuchar música que te guste o si lo tuyo es el dibujo un cuaderno y comenzar a ilustrar. Lo importante es realizar una actividad que te distraiga y centra tu mente en otros asuntos que sean agradables para ti, así estarás más relajado y las horas que pases en el avión se harán mucho más cortas.

Relajación y control

Si el libro no consigue absorber o la música no te aísla de las imágenes de desastre, repite para ti mismo frases relajantes y de seguridad. Además, aleja los pensamientos negativos, nada de pensar en accidentes, muertes, etc. Centra tu atención en lo positivo del viaje, la comodidad del asiento, las zonas que vas a conocer nada más aterrizar, la comida que vas a probar o las fotos que tomarás. Valora la experiencia desde un punto positivo.

No elijas la ventanilla

Lo habrás escuchado miles de veces, si sientes miedo a volar no te sientes junto a la ventanilla. La razón es obvia. Junto a la ventanilla no podrás evitar mirar cómo despega y se eleva el avión, se apoderará un miedo a la altura y aparecerán los pensamientos de alerta. Además, te pasarás el vuelo comprobando si los motores funcionan, si tiran humo, si las alas siguen en perfecto estado… Relájate en un asiento de centro y evita la tentación de convertirte en un aterrado mecánico de aviones, si alguna de estas situaciones se produjera por mucho que la mirases no podrías hacer nada.

Miedo a las turbulencias

Es posible que durante tu vuelo haya turbulencias, mucho más si viajas a zonas de lluvia o en estaciones del año donde hay más borrascas y anticiclones. Pero no te preocupes, las turbulencias son normales, simplemente haz caso a las recomendaciones de las azafatas y lleva el cinturón de seguridad puesto para evitar golpearte con el asiento. Te recomendamos que te sientes entre las alas del avión, es el lugar más estable y donde percibirás en menor grado las turbulencias.

No comas en exceso

Como para todos los viajes, viaja ligero. No comas en exceso antes de tomar un avión, ya que los nervios pueden removerse el estómago y estropear la experiencia. Nada peor que tener que hacer varios viajes al baño de un avión porque te encuentras mal. Así que si vuelas a primera hora, desayunos ligeros y saludables.

Viaja cómodo

Por supuesto, elige ropa cómoda para pasar unas horas en el avión, sobretodo en viajes largos. Pero esto es un consejo que te damos para cualquier medio de transporte que uses. Además, para sentirte más cómodo y seguro planifica bien el viaje, deja todo bien atado antes de subir al avión, desde la casa cerrada, las plantas regadas y el coche en WePark bajo vigilancia, para que a tu vuelta todo siga en perfecto estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *